Es posible que en algún momento hayas pensado si realmente votar vale la pena. Generalmente, acompañados a ese pensamiento, van presunciones como que los resultados de las elecciones están decididos por quienes manejan el dinero y el poder y que un voto no hará la diferencia.

Cuando este pensamiento se reproduce a gran escala se produce una gran abstención. La única consecuencia de eso es que unos pocos eligieron a quien gobernará o legislará en un territorio por un determinado mandato. Pero, ¿por qué votar siempre es importante?

El voto es una conquista histórica

Una de las pocas armas que tienen todos los ciudadanos, en igualdad de condiciones, es el voto. La consecución del voto libre, universal, directo y secreto en México trajo consigo innumerables conflictos y muertos. Si tu intención es castigar a la clase política, muy probablemente el voto sea tu principal herramienta. Desecharlo es, precisamente, darles la oportunidad de permanecer.

El resultado depende de ti

Es común que en un panorama político transversal como el mexicano, muchas personas tiendan a elegir al menos malo, y que eso precisamente, los lleve a considerar no acercarse a las casillas el día de las elecciones. Sin embargo, independientemente de la maquinaria de cada partido, el resultado de la elección dependerá de la voluntad mayoritaria de los electores.

Refleja tu compromiso con la sociedad

En las elecciones, todas las opciones son válidas. Si decides votar por un candidato que las encuestas posicionan con pocas probabilidades de victoria, o si prefieres dar un voto en blanco es tan válido como apostar al ganador. En cualquier caso, tu voto es tu garantía de exigencia a los diferentes representantes que de esa elección salgan electos.

Además, el hecho de participar en las elecciones permite que te puedas comprometer de forma directa en decidir quién quieres que tome las mejores decisiones para México, tu estado o tu municipio.